Dolor o zumbido de oídos: cuándo es más que una infección y podría revela cáncer de cabeza y cuello

Bloque que muestra la firma del editor.

El cáncer es una enfermedad que causa temor. Sin embargo, aunque escuchamos mucho sobre él, pocas veces pensamos en los que se desarrollan en zonas como la boca o garganta. Descubre cuándo el zumbido y dolor de oídos es más que una infección y podría revelar un cáncer.

 

Si hay algo con lo que la mayoría coincide, es que el cáncer llega de improviso, muchas veces sin dar señales hasta que avanza. Pero en ocasiones, algo tan sencillo como una revisión de rutina con el odontólogo, podría alertarnos sobre lo que podría convertirse en un cáncer de cabeza y cuello.

 

De acuerdo a los oncólogos, estos son aquellos que aparecen en la vía aérea o digestiva, como nariz, boca, faringe, laringe, excepto por los tumores del cerebro y el cáncer de tiroides, que suelen considerarse aparte.

 

En Salud180 platicamos con el Dr. Eduardo Cárdenas, médico oncólogo, sobre este tipo de cánceres, sus señales y factores de riesgo.

 

¿Quiénes pueden tener cáncer de cabeza y cuello?

Todos tenemos el riesgo de tener cáncer de cabeza y cuello, sin embargo, algunas personas tienen más predisposición, ya sea por factores genéticos u otros como los hábitos y estilo de vida, explica el especialista.

 

Por ejemplo, una persona que tenga familiares con antecedentes de cáncer de cabeza y cuello va a tener un riesgo un poco más alto. Pero, en general, la mayoría de los casos no tienen un antecedente familiar, sino que es un cáncer esporádico.

 

En ese sentido, los principales factores de riesgo son el tabaquismo y el alcoholismo, en especial cuando se combinan, pues el riesgo puede aumentar 35 veces más comparado con alguien que no fuma ni bebe.

 

Por otro lado, algo que solemos ignorar, es el riesgo que implican enfermedades como el virus del papiloma humano, más allá de en los genitales. Pues, como explica el médico oncólogo, cada vez se ve más frecuentemente este tipo de cánceres asociados al VPH.

 

Finalmente, existe un factor aún más olvidado: la mala higiene bucal. Aunque suele ser frecuente que las personas tengan mala higiene bucal, también pueden tener mayor riesgo de desarrollar cáncer de cabeza y cuello… o diagnosticarlo en etapas más tardías de la enfermedad.

 

¿Cuál es la relación? Una buene higiene bucal, se asocia a visitas más frecuentes al odontólogo, uno de los especialistas capaces de detectar lesiones asociadas a estos cánceres. Otra razón para no saltarnos estas revisiones.

 

¿Cuáles son los síntomas de cáncer de cabeza y cuello?

Una de las características que más preocupan del cáncer, es que muchas veces no da síntomas, sino hasta etapas avanzadas. Por esa razón, el Dr. Cárdenas recomienda que, ante cualquier lesión en la región de la cabeza y cuello, acudas a una valoración, en especial si esta persiste.

 

De hecho, esta es una de las principales señales que él destaca: algo que persiste, pese a haberlo tratado en casa o, incluso después del tratamiento médico, debe valorarse con sospecha de que sea algo más.

 

Esto es importante, porque algunos síntomas podrían asociarse en un primer momento a alguna afección común. Pero si no lleva a una mejoría, es mejor realizar estudios adicionales, por lo que debemos darle seguimiento médico.

 

Otras señales que no debes ignorar, son: lesiones blanquecinas en la mucosa de la boca, úlceras que no desaparecen, cambios en la voz que persiste y no cede después de una semana, aumento de volumen en el cuello, ganglios o nódulos.

 

En ese sentido, aunque los ganglios pueden inflamarse por cualquier infección de la garganta, si notas una bolita que no duele, es dura y no baja de tamaño, visita a un especialista, podría tratarse de cáncer.

 

¿El dolor o zumbido de oídos puede ser síntoma de cáncer de cabeza y cuello?

Cuando nos duele el oído, solemos pensar en una infección… y la mayoría de las veces es así, mas no por eso se debe ignorar. Como explica el especialista, debemos acudir a revisión para un diagnóstico y tratamiento, de ser solo una infección, se aliviará después de esto.

 

Sin embargo, si no cede y el problema persiste, es necesario analizar si pudiera haber algo más produciendo el dolor, como el cáncer.

 

La relación entre el dolor de oído y el cáncer de cabeza y cuello, es que el oído está conectado a través de las trompas de Eustaquio a la cavidad orofaringea, y el epitelio que lo recubre llega a desarrollar cáncer.

 

Asimismo, los tumores de otras zonas de la cabeza y cuello, pueden crecer y posteriormente infiltrarse hacia el conducto auditivo, llegando a ser muy molestos y dolorosos, en especial en etapas avanzadas, pues el tumor podría estar infiltrando estructuras como el hueso y los nervios.

 

Por lo tanto, aunque creas que ese dolor de oído es pasajero o solo es culpa de tu “gripe”, es mejor checarlo y descartar, no solo un tumor o cáncer de cabeza y cuello, sino otros problemas.

 

¿Cómo se trata el cáncer de cabeza y cuello?

Cuando escuchamos la palabra cáncer, pensamos en el peor escenario. Sin embargo, el Dr. Cárdenas señala que ya no es una sentencia de muerte; de hecho, muchos cánceres, en especial si se diagnostican en una etapa temprana, son potencialmente curables.

 

En ese sentido, los pilares del tratamiento del cáncer de cabeza y cuello, son: la cirugía, radioterapia y quimioterapia, lo que dependerá de en qué etapa se encuentre y la situación personal del paciente, pues cada tratamiento se individualiza.

 

Por ejemplo, cuando afecta estructuras como la laringe, que se busca mantener su función y poder hablar, se opta solo por quimioterapia y radioterapia, en lugar de cirugía. Pero siempre, se buscan opciones para dar una buena calidad de vida o incluso llegar a curar al paciente.

 

Definitivamente, hablar de cáncer es difícil. Afortunadamente, al igual que otros tipos, es posible reducir el riesgo de cáncer de cabeza y cuello.

 

Por ejemplo, modificar hábitos como el fumar y beber, evitándolos, o moderando el consumo de alcohol; cuidar la higiene bucal y acudir al odontólogo cada 6 meses para detectar cualquier lesión que podría convertirse en cáncer, son clave.

 

Ahora que ya sabes que el dolor de oído que no cede, podría ser más que una infección y asociarse con un cáncer de cabeza y cuello, no ignores las señales y acude a tu médico.

 

No olvides guardar este contenido en Pinterest, y seguirnos en Facebook y YouTube para encontrar más contenido saludable.

 

 

 
Lo que pasa en la red

imxsify block

 
Comentarios