5 hábitos alimenticios para cuidar tus riñones

En México se ha incrementado el número de casos de pacientes con insuficiencia renal crónica, lo cual puede ser una consecuencia del aumento de enfermedades crónico degenerativas que pueden afectar la salud de nuestros riñones, como la diabetes, sobrepeso, obesidad y padecimientos cardiovasculares, señala la nutrióloga Carmen Haro/ Fuente: Photos.com

Bloque que muestra la firma del editor.

En México se ha incrementado el número de casos de pacientes con insuficiencia renal crónica, lo cual puede ser una consecuencia del aumento de enfermedades crónico degenerativas que pueden afectar la salud de nuestros riñones, como la diabetes, sobrepeso, obesidad y padecimientos cardiovasculares, señala la nutrióloga Carmen Haro.

 

En entrevista para Salud180.com, la especialista del Instituto de Nutrición y Salud Kellogg’s (INSK),  explica que la insuficiencia renal crónica es un padecimiento que afecta la calidad de vida de quien la padece y de los familiares, por lo que la prevención juega un papel muy importante.

 

¡5 hábitos para proteger a tus riñones!

 

En el marco del Día Mundial del Riñón, Carmen Haro detalla que si bien no se puede evitar, sí se puede retrasar la aparición, así como disminuir la probabilidad de que la padezcamos a través de los siguientes hábitos alimenticios y estilo de vida.

 

1. Llevar una dieta balanceada, es decir, que incluya alimentos de todos los grupos, en base al plato del buen comer, en las cantidades adecuadas a nuestra edad, género y actividad física que realizamos.

 

2. Mantener una buena hidratación, para proteger los riñones y eliminar lo más pronto posible cualquier residuo de la alimentación que pudiera afectarlos. Lo ideal es consumir máximo dos litros y medio al día.

 

3. Reducir la cantidad de sodio. Esto se puede hacer a al disminuir el consumo de alimentos enlatados; leer las etiquetas de los productos para elegir los bajos en sodio; retirar el salero de la mesa y tratar de cocinar con especias, para que el paladar se acostumbre al sabor sin sal, pero con sabor.ç

4. Disminuir el consumo de grasas en nuestra alimentación, es decir, evitar el consumo de carnes rojas, y en caso de que se ingieran, tratar de elegir los cortes magros; quitarle la piel al pollo y reducir la ingesta de embutidos.

 

5. Limitar el consumo de proteínas, especialmente las de origen animal. Por ejemplo, se puede reducir el consumo de carne y sustituirla por leguminosas, las cuales son proteínas de buena calidad y que no tienen grasa.

 

Además, se debe aumentar el consumo de fibra (frutas, verduras, cereales de grano entero y leguminosas) para disminuir las concentraciones de calcio en la orina y las posibilidades de que se formen cálculos.

 

Algunos de los alimentos que se deben moderar para cuidar a nuestros riñones son el chocolate, la espinaca, el té y los refrescos de cola, ya que por su contenido de fosfatos pueden contribuir a la formación de cálculos renales, manifiesta la nutrióloga.

 

Además, Carmen Haro recomienda realizar una actividad física, por lo menos de tres a cuatro veces entre semana durante 30 minutos al día, así que elige una actividad que sea de tu agrado para que se convierta en un hábito.

 

“Si tenemos una alimentación saludable, que incluya la mayor variedad de alimentos, de alguna forma vamos a asegurar que estamos disminuyendo el consumo de grasas, de proteínas de origen animal, lo cual va a generar beneficios en nuestra calidad de vida y en la salud a futuro”, concluye Carmen Haro.

Aclaracion:

El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, más no la ideología de Salud180.com

 
Lo que pasa en la red

imxsify block

 
Comentarios