Oxímetro de pulso: cómo obtener lecturas confiables, evitar fallas e interpretar los resultados

Oxímetro de pulso: cómo obtener lecturas confiables, evitar fallas e interpretar los resultados Foto: iStock

Bloque que muestra la firma del editor.

El oxímetro de pulso se ha convertido en un elemento clave de muchos, pues nos ayuda a saber nuestros niveles de oxigenación y prevenir complicaciones, ¿pero sabes bien cómo usarlo? Oxímetro de pulso: cómo obtener lecturas confiables, evitar fallas e interpretar los resultados

 

A raíz de la pandemia covid-19, quienes no los habíamos visto nunca, conocimos los oxímetros de pulso. Estos pequeños dispositivos nos ayudan a medir los niveles de oxígeno en la sangre sin necesidad de otras herramientas o análisis.

 

La forma cómo funciona, es calculando el nivel de saturación de oxígeno, un porcentaje que indica cuánto oxígeno transporta la sangre en relación al máximo que sería capaz de transportar, considerándose el mínimo necesario, el 89 por ciento, según señala la American Thoracic Society.

 

También te puede interesar: Pérdida de memoria y otros síntomas de falta de oxígeno en el cerebro

 

¿Cómo leer los resultados de un oxímetro de pulso?

En su mayoría, los oxímetros de pulso funcionan colocándolos en la punta de un dedo, para que, a través de sus rayos de luz, midan indirectamente el nivel de oxígeno en la sangre, un elemento clave para sobrevivir.

 

Ahora bien, una vez que pones el oxímetro en tu dedo, saldrán 2 lecturas en la pantalla: SpO2, que indica la saturación de oxígeno por pulsioximetría y PR, que representa la frecuencia del pulso, es decir, cuántas veces tu corazón late por minuto.

 

De acuerdo al profesor Víctor Ramón Alcántar Vázquez, Coordinador de Educación en Investigación de Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social en Nayarit, una saturación normal está alrededor del 96 por ciento, por lo tanto, cuando baja de 94 por ciento debe ser una señal de alerta, siendo el límite el 92 por ciento

 

Como ya mencionamos, los especialistas explican que nuestro nivel mínimo de saturación de oxígeno en sangre para que las células se mantengan saludables, es de 89%, por lo tanto, por debajo de 90, se considera bajo y se conoce como hipoxemia y suele recomendarse el uso de oxígeno suplementario.

 

En cuanto a tu ritmo cardíaco, el normal está entre 60 y 100 latidos por minuto, por lo tanto, el Dr. Alcántar, explica que, si el oxímetro marca más de 115 latidos por minuto, no es normal e indica una gravedad.

 

También te puede interesar: Usos del oxímetro de pulso: ¿puede detectar el covid-19 desde casa?

 

¿Cómo evitar fallas y obtener lecturas confiables en un oxímetro de pulso?

La mayoría de los oxímetros de pulso, son considerados acertados, pues si bien pueden marcar un 2 por ciento por encima o debajo del nivel de saturación obtenida por otros estudios más específicos, es una lectura correcta.

 

Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), explica que los oxímetros de pulso pueden tener limitaciones y riesgo de inexactitud en algunas circunstancias.

 

Por ejemplo, factores como la mala circulación, pigmentación o grosor de la piel, temperatura de la piel, consumo de tabaco e incluso el uso de esmalte de uñas, pueden interferir en la precisión de la lectura.

 

En cuanto a la pigmentación de la piel, evidencia científica ha demostrado que existen diferencias de precisión entre las pieles oscuras y claras, donde la diferencia suele ser pequeña si la saturación supera el 80 por ciento, y mayor cuando es menor al 80 por ciento. Por lo tanto, es importante tenerlo en cuenta.

 

Asimismo, existen recomendaciones que puedes seguir para una mejor lectura, de acuerdo a la FDA:

 

  • La medición por un oxímetro, se recomienda en pacientes con enfermedades respiratorias, por lo tanto, es importante atender a las indicaciones de tu médico sobre cada cuánto medir tus niveles de oxígeno y seguir las instrucciones del aparato.
  • Al tomar la lectura, cuida que no tengas las uñas pintadas y tu mano esté tibia, relajada y colocada a una altura por debajo del nivel del corazón.
  • Mantente quieta y con la mano del oxímetro estable, evita moverla o hacer señas con ella.
  • Espera hasta que los números en la pantalla estén fijos.
  • Anota tus cifras y dale seguimiento.

 

Finalmente, es importante tomar en cuenta, que, si fumas, tu nivel de oxigenación puede ser más alto en el oxímetro, de lo que es en realidad. Según los especialistas, esto se debe a que tus niveles de monóxido de carbono en sangre aumentan y el oxímetro no distingue si los gases son monóxido de carbono u oxígeno.

 

En estos casos, es mejor consultar con tu médico, lo mismo si tus lecturas no corresponden a cómo te sientes.

 

 

5 síntomas de niveles bajos de oxígeno que debes tener en cuenta

Dado que pueden existir inconsistencias en las lecturas de algunos oxímetros, en especial si no tienen regulación por las autoridades de salud, los especialistas recomiendan, además de llevar un registro de tus mediciones, hacerlo con tus síntomas y no confiarte.

 

Eso significa que, si a pesar de tener lecturas “normales”, presentas síntomas de niveles bajos de oxígeno, consultes a tu médico, en especial si empeoran. Entre estos, la FDA enlista:

  • Cara, labios o uñas azules
  • Falta de aire, dificultad para respirar o tos que empeora
  • Inquietud e incomodidad
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Pulso rápido o acelerado

 

Finalmente, si no confías en la lectura de tu dispositivo, lo mejor es consultar con tu médico para asegurarte que no estás presentando un nivel bajo de oxigenación, pues recuerda que algunas personas pueden no presentar síntomas.

 

Ahora ya sabes cómo usar tu oxímetro de pulso correctamente. Recuerda que se trata de herramientas que nos ayudan a vigilar nuestro estado de salud, sin embargo, jamás sustituirán el tratamiento o seguimiento médico, si tus niveles son bajos, no te automediques, busca ayuda.

 

No olvides guardar este contenido en Pinterest

 
Lo que pasa en la red

imxsify block

 
Comentarios